10% de descuento en todos nuestro servicios ¡Aprovéchalo hoy mismo!
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

10 pasos clave para construir tu vivienda

Conoce los pasos esenciales para construir tu propia casa sin inconvenientes. ¡Simplifica el proceso y haz realidad tu sueño de tener un hogar propio!
Tabla de contenidos

¿Planificando la construcción de tu propia casa? Construir una vivienda es el sueño de muchas personas, pero no es una decisión sencilla. Además del presupuesto, es importante seguir un conjunto de pasos que permitan culminar el proyecto sin inconvenientes. 

Para simplificar el proceso, hemos listado una serie de pasos indispensables que tendrás que seguir al momento de construir tu vivienda. 

Pasos clave para construir tu vivienda

Esta información será de gran utilidad para guiarte a lo largo de toda la planificación, pudiendo disponer de una Check-List con el cual ir verificando el buen cumplimiento de cada etapa. 

1. Contrata a un arquitecto

Por muy ajustado que sea el presupuesto disponible, la persona idónea para sacar provecho a los recursos es justo un arquitecto. Él escuchará tus ideas y necesidades para luego diseñar la casa a medida de tu presupuesto a partir de su experiencia. 

Además, te servirá de apoyo a lo largo del proceso, permitiendo un ahorro considerable tanto de dinero como de tiempo. Con su ayuda podrás discutir todas las particularidades de la vivienda con la que sueñas y proyectarla sobre el terreno. Esto os permitirá compartir ideas que servirán para el diseño de una casa funcional y de características únicas. 

Es importante elegir un profesional de confianza, con la experiencia suficiente para manejar con éxito el proyecto desde cero. 

2. Ubica el terreno adecuado

Si ya eres propietario del terreno donde quieres construir, tendrás parte del camino recorrido. En caso contrario, te conviene iniciar la búsqueda siguiendo las indicaciones del arquitecto. Él puede orientarte en temas como la ubicación, medidas que se ajustan al proyecto, recepción de luz natural, aire o zonas urbanísticas cercanas. 

Toma en consideración que la compra de un terreno supone una inversión considerable, aún más cuando si tu deseo es ubicar un espacio en ciudades céntricas. Además, las mismas características del terreno determinarán las cualidades de la casa futura, ya que tiene incidencia en los metros cuadrados construibles, el número de plantas, las vistas y la orientación de la fachada.

Asegúrate de visitar el terreno con el arquitecto, dar un paseo por la zona y escuchar con la mente abierta cada una de sus recomendaciones. 

3. Realiza todos los estudios previos

Entrando en asuntos menos emocionantes, encontramos la necesidad de hacer estudios técnicos sobre el terreno que poseemos o recién hemos adquirido. Necesitarás de un topógrafo, quien se encargará de realizar un análisis geotécnico y topográfico del terreno. De esta forma podréis determinar las medidas exactas, su geometría y los elementos en el área como árboles o construcciones anteriores.

También hará un sondeo para comprobar la composición del suelo y su resistencia, valores fundamentales para el diseño de las estructuras que soportarán la nueva casa. El mismo arquitecto puede facilitar el contacto con este profesional y encargarse de supervisar todo el proceso por ti, ahorrándote mucho tiempo. 

Finalmente, con estos datos el arquitecto podrá trabajar sobre un anteproyecto basado en tus ideas, en las características del terreno y en el presupuesto disponible. 

4. Documentación técnica del proyecto

Una vez que cliente y arquitecto han logrado llegar al diseño ideal, todo se presentará en forma de planos y dibujos. Esto dará paso a la siguiente etapa: la tramitación de la documentación técnica necesaria para iniciar el proceso de construcción. Se requiere un proyecto básico y un proyecto ejecutivo. 

Cuanto mayor sea el nivel de detalles en los proyectos, menor cantidad de cabos sueltos quedarán en medio del proceso de construcción. De esta forma se reducirán considerablemente los inconvenientes en medio de la obra, y se podrá ejecutar en los tiempos previstos.  

En esta documentación se incluyen todos los datos necesarios para que el proyecto salga adelante. Desde el tipo de materiales a utilizar, hasta los planos de arquitectura, la estructura o las instalaciones.

5. Dirección de la obra

Con todo listo para la puesta en marcha, es imprescindible que cuentes con una persona capaz de asumir la dirección total de la obra. Esta debe tener la experiencia suficiente para realizar la lectura de toda la documentación técnica del proyecto y verificar que cada paso de la construcción se desarrolle bajo las especificaciones requeridas. 

Este profesional se denomina aparejador y es el encargado de tomar las riendas de la fase de ejecución del proyecto. El se encargará de que todo marche como debe, procurando la seguridad de todo el equipo de trabajo, el buen uso de los materiales y, por supuesto, certificando la calidad de la obra en cuestión. 

Trabajará mano a mano con el constructor y con el arquitecto. Es bastante usual que el arquitecto trabaje habitualmente con un aparejador de su plena confianza. 

6. Seleccionar la empresa constructora adecuada

Este es un punto crucial dentro de todo el proceso de construcción, principalmente porque es el servicio de mayor coste y requiere de una selección cuidadosa. Si no tienes conocimiento o recomendaciones de empresas en las cuales puedas confiar, te conviene conversar con tu arquitecto y asesorarte por expertos con referencias verificables. 

También será importante que se establezca un contrato claro, donde quede expuesto lo que incluye el servicio y aquello que no, así como las garantías del servicio, plazo de finalización de la obra y otros detalles de interés. Todo esto será útil para evitar inconvenientes y/o malos entendidos en medio de la ejecución de la obra. 

Como recomendación, es ideal consultar con tres empresas constructoras, solicitar presupuestos y analizarlos con detenimiento para elegir aquel que ofrezca las condiciones más convenientes. 

7. Gestión se servicios básicos y suministros de obra

Antes de proceder con la ejecución de la obra es importante haber solicitado licencias municipales y solicitud de servicios básicos como luz y agua. Es común que las empresas proveedoras de estos servicios tarden varios días e incluso semanas en dar de alta los servicios, así que conviene iniciar este proceso lo antes posible para evitar retrasos en el inicio de la construcción. 

Lo siguiente será comprar los materiales que se necesitan para la obra (con la orientación de la constructora). Estos materiales tendrán que estar disponibles y almacenados en espacio libre de humedad dentro del mismo terreno. Aquí también es importante asegurar la disponibilidad de materiales en las tiendas especializadas con suficiente anticipación. 

8. Inicio de obras

Por supuesto, esta es una de las fases más emocionantes, pues todo el proyecto comenzará a tomar forma física ante tus ojos. En este momento, tanto el arquitecto como el aparejador y la constructora estarán pendientes de sus responsabilidades, vigilando la obra de forma constante para verificar que todo marche como debe y dentro del tiempo pautado.

Así mismo, el equipo de profesionales responsables del proyecto ha de velar por la seguridad dentro de la obra, resolver todos los inconvenientes que se produzcan, vigilar que la materia prima se utilice de forma correcta y hacer cumplir el calendario que se ha establecido previamente. 

Mediante certificaciones de obra, se comprueba  el avance mensual del proyecto, así tendrás que pagar únicamente por el avance conseguido por el equipo hasta ese momento. 

9. Finalización y entrega de la obra

Si todo ha transcurrido sin inconvenientes y en el plazo acordado, la obra será entregada según lo establecido en el contrato con la empresa constructora. En este punto, el arquitecto, el aparejador y la constructora se reunirán contigo para comprobar que la propiedad se entrega según las condiciones del acuerdo. 

Una vez terminado este proceso se firmará la documentación final, certificando la conclusión satisfactoria de la obra. También se realizará un conteo de las garantías del inmueble, dando por finalizada la relación con el equipo multidisciplinario que estuvo a cargo del proyecto hasta el momento. 

10. Levantar la documentación de la nueva construcción

Cuando la obra haya terminado, y antes de poder ocupar la vivienda, será necesario declarar la nueva construcción ante las autoridades competentes. Deberás dirigirte al ayuntamiento con el certificado final de la obra y tramitar la siguiente documentación: la licencia de 1ºocupación, la cédula de habitabilidad, el alta catastral, el certificado energético y el alta definitiva de agua, luz, gas. 

Y con esto, ¡por fin empiezas a disfrutar de la casa de tus sueños!

Artículos relacionados

Diseñamos tu espacio ¡GRATIS!

Reformando con nosotros por un valor superior a 1.500€.